Pensar.random()

Cosas que te van a importar poco.

Dr. House S03E01 / S03E02

El primer episodio de la temporada, es, IMHO, uno de los más redondos de la serie. Vemos a un House que lucha por entender su nueva situación, luego de años de discapacidad, y afrontando lo que supone un, digamos, “brote” de filantropía. Además, la resolución del caso médico de la semana es altamente emotiva, como para que hasta el más reacio pierda un lagrimón. El siguiente episodio, nos presenta un supuesto caso de abducción, resuelto de manera estupenda y racional.

Godzilla (2014)

Hora de escribir mi opinión, que nadie pidió, sobre Godzilla. Primero, lo bueno: han sido sumamente respetuosos con el material original. El rey de los monstruos y sus antagonistas son hijos directos de la tradición japonesa, y el desarrollo del guión toma lo mejor del cine de suspenso y terror clásicos (esto no es sorpresa para el que haya visto la anterior cinta de Gareth Edwards). Las escenas y los minutos en pantalla de Godzilla se va soltando a cuentagotas. Se agradece: se llega al último tramo de la peli totalmente cebado, y el despiporre final cumple ampliamente las expectativas de destrucción masiva. Lo malo: el arquetipo de familia yanqui es muy medio pelo. Walter White no tiene mucho tiempo en pantalla (pero cuando lo tiene, lo aprovecha al 100%). La necesidad del héroe individual made in america arruina varias cosas, de lo que podría haber sido una peli con bicho espléndida… igualmente, me gusto. ¿Que puntaje lo doy? Estoy en duda. Quiero darle 4 panchos, pero es por el cariño a Godzilla y las buenas intenciones. Bueno, dejemoslo en 4/5, por eso de que el amor es más fuerte (?).

El Juego de Ender (2013)

Me gusto, mucho, bastante, la peli basada en el clásico de ciencia ficción del fundamentalista cristiano de Orson Scott Card. The Ender’s Game es un libro harto complicado de llevar a la gran pantalla, y tiene muy bien merecida su reputación de obra fundamental en el mundillo de la ciencia ficción. Por esto, hay un esfuerzo muy loable tras la realización de la peli. En muchas ocasiones logra capturar fielmente la atmósfera de la novela, principalmente en las grandes ocasiones, lo que la dota de grandilocuencia. En las más íntimas, sin embargo, pienso que se queda algo corta. Principalmente, no creo que se logra la suficiente empatía con Ender (aunque sí con el resto de sus amigos y compañeros de viaje). Han Solo y Itzhak Stern (?) estan muy bien en sus papeles. Creo que por lo menos media hora más de metraje (bien aprovechado), hubieran sido fundamentales.

Cosmos en el siglo XXI

Uno de mis capitulos preferidos (si no el preferido) del Cosmos de Sagan es “La armonía de los mundos”. Allí, los primeros pasos hacía la revolución científica son relatados a luz de la vida de Kepler, quien “prefirió la dura verdad, antes que sus ilusiones más queridas”. El nuevo Cosmos de Neil deGrasse, no realiza una reversión del capítulo. Lo que nos presenta es una excelente y lógica continuación, relatando la génesis de esa revolución, y descubriendo las leyes que rigen el vecindario cósmico. Lo hace brillantemente por que no se limita a relatar la vida y logros de la mente científica más grande de todos los tiempos. Muy al contrario, pone en primer plano también a los colegas como Halley, que trabajaron con gran sacrificio para que las ideas y logros de aquella mente vieran la luz. El mismísimo Newton lo supo resumir: “Si he visto más lejos es porque estoy sentado sobre los hombros de gigantes”.

Como los sanguches de miga hacían con Pappo, las camisas horribles no dejan de perseguir al Indio.

Como los sanguches de miga hacían con Pappo, las camisas horribles no dejan de perseguir al Indio.

Extraterrestre (2011)

(Borrado viejo, que rescato, emprolijo y al que le sumo algunos pensamientos más. No buscar coherencia.)

Uno la verdad que hace mal, muchas veces, quizas incontables veces en dejar de lado, asi como un poquito de asco y vergüenza, el cine, ya no solo nacional, sino el hispanoamericano en general. No, no voy a hacer una diatriba sobre el tema en profundidad, ni decir que es mejor que muchas de las pelis del imperio (?), europeas, de Japón, Korea, o de la India, o cualquier otro de esos lugares raros (?) en donde saben usar una cámara. No, por que la verdad imagino que la porquería se produce y filma en cantidad más o menos igual en todos lados. Pero, por lo menos quien les escribe, siempre prefirio volcarse por peliculas en idiomas que no sean el español, por razones casi siempre equivocadas. Prejuicios, y esas cosas. Así es como llegue tarde a muchas geniales cintas argentinas, y también mexicanas, brasileras, uruguayas, españolas, etc. Obviamente, no a todas, siempre banque a Esperando la carroza. Uno piensa así que se pierde de ver muy buenas cintas en los generos como el drama, la comedia o el porno (?), pero cuando te interesa más ver cosas que se etiquetan con las palabras terror, gore, ciencia ficción, y cosas así, piensa que esos son dominios donde las cosas buenas y bien hechas se filman en otros lados (y en otras lenguas). Claro, es un error imperdondable pensar así (y quiero que quede en claro que pensaba así). Sobre todo viendo como, por ejemplo, desde Japón vienen joyitas de ficción (cientifica, pseudocientifica, fantasia, etc.). O, ejemplo ya extremadante gastado, su sobreexplotado genero del terror. Todo con presupuestos acotados y que se pueden conseguir sin mucho esfuerzo en otras latitudes. Bueno, la cuestión es que cuando, lerdo como siempre, descubri el subgenero del cine de terror español (bah, es una forma de decir, ya sabía que existía, no le daba bola) me sentí como un gran boludo, un terrible cipayo, un reverendo gilastrún. Y como el terror me llevo al gore, y por lo tanto a delicias como Rec, ese otro gran genero que disfruto como un enano, que es la ciencia ficción, no podía estar muy lejos. Así es que gracias al buen blog de Uruloki, esta peli se me hizo conocida. Y no, no vemos extraterrestres. Solo una gran nave espacial, al estilo ID4, estacionada sobre Madrid. Y un puñado de personajes solitarios, abandonados a una suerte que no es muy buena, que es caldo de cultivo para toda una serie de desencuentros, desinteligencias, infidelidades y refilidades (?). Por que la ciencia ficción no es Star Wars. Nos sirve para contar cosas que afloran cuando llevamos las situaciones al extremo. Y así, permite encuadrar con una etiqueta a una cinta donde lo más extraterreste, lo alien, lo extraño e incomprensible no es esa gran nave estacionada en la capital española. Que si, es una obra de ingeniería y tecnología fuera de nuestro alcance. Pero basada en la ciencia (una ciencia más refinada, con más tropiezos y aciertos que la humana), y por lo tanto, en última instancia, razonable y entendible. Parecerá mágico su funcionamiento, pero sus bases y principios son los mismos, valen igual en la Tierra que en el rincon del Universo de donde ese ingenio provenga. Lo verdaderamente incompresible, lo extraterrestre, lo totalmente fuera de comprensión es el otro, el otro ser humano que tenes enfrente. Y si es mujer, peor (?).

4/5.

Fast & Furious 6 (2013)

Te clavo un Lars Von Trier o un Kurosawa, pero también banco ver este otro tipo de cine. No voy a engañar, y aparentar ser un contemplador fílmico superior. Una saga que comenzó bien, pero tuvo una segunda parte medio meh y una peli en Tokio que ni me acuerdo de que iba, y que por lo tanto ya daba por muerta. Pero ha sabido sacar estas cuarta, quinta y sexta parte que son, seamos honestos, muy potables. La sexta parte de esta saga ofrece lo de siempre: autos rápidos, minitas partibles, tiros, músculos y olor a caucho quemado. Pero es muy, muy entretenida. Y uno ya trata a los personajes como viejos amigos.

Uno de esos álbumes que es mejor tener siempre cerca, que te alegran el alma, que te hacen sentir mejor. Con esa sencillez y calidez que te regala sorpresas, aún luego de tantas y tantas escuchas. Lleno de esa energía que te hace saltar, bailar y sonreir.

Uno de esos álbumes que es mejor tener siempre cerca, que te alegran el alma, que te hacen sentir mejor. Con esa sencillez y calidez que te regala sorpresas, aún luego de tantas y tantas escuchas. Lleno de esa energía que te hace saltar, bailar y sonreir.