Pensar.random()

Cosas que te van a importar poco.
Como los sanguches de miga hacían con Pappo, las camisas horribles no dejan de perseguir al Indio.

Como los sanguches de miga hacían con Pappo, las camisas horribles no dejan de perseguir al Indio.

Extraterrestre (2011)

(Borrado viejo, que rescato, emprolijo y al que le sumo algunos pensamientos más. No buscar coherencia.)

Uno la verdad que hace mal, muchas veces, quizas incontables veces en dejar de lado, asi como un poquito de asco y vergüenza, el cine, ya no solo nacional, sino el hispanoamericano en general. No, no voy a hacer una diatriba sobre el tema en profundidad, ni decir que es mejor que muchas de las pelis del imperio (?), europeas, de Japón, Korea, o de la India, o cualquier otro de esos lugares raros (?) en donde saben usar una cámara. No, por que la verdad imagino que la porquería se produce y filma en cantidad más o menos igual en todos lados. Pero, por lo menos quien les escribe, siempre prefirio volcarse por peliculas en idiomas que no sean el español, por razones casi siempre equivocadas. Prejuicios, y esas cosas. Así es como llegue tarde a muchas geniales cintas argentinas, y también mexicanas, brasileras, uruguayas, españolas, etc. Obviamente, no a todas, siempre banque a Esperando la carroza. Uno piensa así que se pierde de ver muy buenas cintas en los generos como el drama, la comedia o el porno (?), pero cuando te interesa más ver cosas que se etiquetan con las palabras terror, gore, ciencia ficción, y cosas así, piensa que esos son dominios donde las cosas buenas y bien hechas se filman en otros lados (y en otras lenguas). Claro, es un error imperdondable pensar así (y quiero que quede en claro que pensaba así). Sobre todo viendo como, por ejemplo, desde Japón vienen joyitas de ficción (cientifica, pseudocientifica, fantasia, etc.). O, ejemplo ya extremadante gastado, su sobreexplotado genero del terror. Todo con presupuestos acotados y que se pueden conseguir sin mucho esfuerzo en otras latitudes. Bueno, la cuestión es que cuando, lerdo como siempre, descubri el subgenero del cine de terror español (bah, es una forma de decir, ya sabía que existía, no le daba bola) me sentí como un gran boludo, un terrible cipayo, un reverendo gilastrún. Y como el terror me llevo al gore, y por lo tanto a delicias como Rec, ese otro gran genero que disfruto como un enano, que es la ciencia ficción, no podía estar muy lejos. Así es que gracias al buen blog de Uruloki, esta peli se me hizo conocida. Y no, no vemos extraterrestres. Solo una gran nave espacial, al estilo ID4, estacionada sobre Madrid. Y un puñado de personajes solitarios, abandonados a una suerte que no es muy buena, que es caldo de cultivo para toda una serie de desencuentros, desinteligencias, infidelidades y refilidades (?). Por que la ciencia ficción no es Star Wars. Nos sirve para contar cosas que afloran cuando llevamos las situaciones al extremo. Y así, permite encuadrar con una etiqueta a una cinta donde lo más extraterreste, lo alien, lo extraño e incomprensible no es esa gran nave estacionada en la capital española. Que si, es una obra de ingeniería y tecnología fuera de nuestro alcance. Pero basada en la ciencia (una ciencia más refinada, con más tropiezos y aciertos que la humana), y por lo tanto, en última instancia, razonable y entendible. Parecerá mágico su funcionamiento, pero sus bases y principios son los mismos, valen igual en la Tierra que en el rincon del Universo de donde ese ingenio provenga. Lo verdaderamente incompresible, lo extraterrestre, lo totalmente fuera de comprensión es el otro, el otro ser humano que tenes enfrente. Y si es mujer, peor (?).

4/5.

Fast & Furious 6 (2013)

Te clavo un Lars Von Trier o un Kurosawa, pero también banco ver este otro tipo de cine. No voy a engañar, y aparentar ser un contemplador fílmico superior. Una saga que comenzó bien, pero tuvo una segunda parte medio meh y una peli en Tokio que ni me acuerdo de que iba, y que por lo tanto ya daba por muerta. Pero ha sabido sacar estas cuarta, quinta y sexta parte que son, seamos honestos, muy potables. La sexta parte de esta saga ofrece lo de siempre: autos rápidos, minitas partibles, tiros, músculos y olor a caucho quemado. Pero es muy, muy entretenida. Y uno ya trata a los personajes como viejos amigos.

Uno de esos álbumes que es mejor tener siempre cerca, que te alegran el alma, que te hacen sentir mejor. Con esa sencillez y calidez que te regala sorpresas, aún luego de tantas y tantas escuchas. Lleno de esa energía que te hace saltar, bailar y sonreir.

Uno de esos álbumes que es mejor tener siempre cerca, que te alegran el alma, que te hacen sentir mejor. Con esa sencillez y calidez que te regala sorpresas, aún luego de tantas y tantas escuchas. Lleno de esa energía que te hace saltar, bailar y sonreir.

A veces los osos se toman un descanso y reflexionan sobre su vida y el futuro de los úrsidos. Al tiempo se dan cuenta que son osos y no tiene mucho sentido preocuparse por cosas así. Vuelven entonces a sus quehaceres habituales, como dar abrazos y modelar para diseñadores de peluches.

A veces los osos se toman un descanso y reflexionan sobre su vida y el futuro de los úrsidos. Al tiempo se dan cuenta que son osos y no tiene mucho sentido preocuparse por cosas así. Vuelven entonces a sus quehaceres habituales, como dar abrazos y modelar para diseñadores de peluches.

moviecode:

The anime series Serial Experiments Lain contains a screen shot of Conway’s Game of Life in LISP. (source @nmu102)

En este espacio inicie hace ya tiempo una reseña (episodio por episodio) de Serial Experiments Lain. Esfuerzo que ha quedado inconcluso, aún cuando, efectivamente, termine de ver la serie.
Claro, no es que este sola, también empeze y nunca termine reseñas del mismo estilo para Cowboy Bebop y Expedientes X (aunque hora con Netflix podría empezar con esta última…).
Igualmente, todo esto es una excusa para mostrar un poco de código fuente en LISP, que nunca esta de más.

moviecode:

The anime series Serial Experiments Lain contains a screen shot of Conway’s Game of Life in LISP. (source @nmu102)

En este espacio inicie hace ya tiempo una reseña (episodio por episodio) de Serial Experiments Lain. Esfuerzo que ha quedado inconcluso, aún cuando, efectivamente, termine de ver la serie.

Claro, no es que este sola, también empeze y nunca termine reseñas del mismo estilo para Cowboy Bebop y Expedientes X (aunque hora con Netflix podría empezar con esta última…).

Igualmente, todo esto es una excusa para mostrar un poco de código fuente en LISP, que nunca esta de más.